lunes, 14 de marzo de 2011

¿Dopaje en el fútbol? Pregunten a Ronaldo

Por Rocheteau
Antes, las hostias en el fútbol se daban con los tacos. Después, cosas de los tiempos mediáticos, se daban cuchilladas radiofónicas. Luego pasamos a las portadas asesinas. Y ahora los duelos se libran a jeringazos. Sobre todo si se trata de dopaje.

Ahí tienen a EL MUNDO defendiendo a Contador y Marta Domínguez a golpe de entrevista jotera (quizás mejor pedrojotera), frente a las exclusivas de EL PAÍS. Y ahora, a la SER, hablando de apuñalamientos a Mourinho, y a la COPE, católica, apostólica y romana, lanzando sospechas sobre dopaje a la hora bruja.

Poco importa esta peleílla de saloon del Far West periodístico. El dopaje en el fútbol ha existido. Y por aquello de echarle un poco más de imaginación, en FNF no vamos a hablar de Sabino Padilla, ex médico de Induráin y el Athletic de Bilbao, al que por cierto quiso fichar Núñez para el Barça, ni sobre la Juventus donde Del Piero pasó de tirillas a ganador del Royal Rumble del catch, ni siquiera sobre Stam y Couto, una pareja de tipos que, la verdad, uno imaginaba dopándose con whiskies dobles y carne cruda, no con la vulgaridad de una jeringa en mano, aunque los trincaran en la Lazio por nandrolona.

Nos vamos a Eindhoven, la última ciudad a la que se mudaría un brasileño con ganas de marcha. Sin embargo, allí aterrizó Ronaldo Nazario da Lima, en 1994. 1,83 cm. 75 kilos. Lo que se dice un delantero delgaducho. De allí saldrá dos años después musculado, fortachón y como un toro, que diría Jesulín.

Como explica en este artículo de rue89 Jean Pierre de Mondenard libro (autor del libro “Dopage dans le football. La loi du silence”, Dopaje en el fútbol. La ley del silencio), un médico brasileño aseguró en 1999 a Le Monde que se le sometió a un “programa alimenticio a base de creatina”.


En Italia encontramos testimonios que van más allá, como el del doctor Bernardino Santi (entrevistado por Enzo Palladini en el libro “Paura del buio", Miedo al silencio) Ronaldo estaba verdaderamente delgado y le administraron complementos, entre ellos sustancias anabolizantes para ayudar a su desarrollo físico”.

Santi no era un matasanos ávido de celebridad, sino el responsable antidopaje de la Federación Brasileña de Fútbol (CBF). “Era”, sí, hasta que realizó estas declaraciones. Después lo echaron.

En resumen, según estos especialistas, a Ronaldo le dieron barra libre de esteroides anabolizantes, menos perjudiciales que la caipirinha a la mañana siguiente de su ingestión, pero letales una década más tarde. Ronaldo habría aumentado su musculatura mágicamente, como un vendedor de la teletienda anunciando chismes para los abdominales. Pero las rodillas que sostenían la nueva carlinga seguían siendo igual de enclenques.

Chutes de creatina

Los anabolizantes habrían terminado por generar problemas musculares a Ronaldo, lo que explicaría sus tres roturas del tendón rotuliano (dos veces el derecho, una el izquierdo), una lesión que, según Mondenard, apenas se da en la vida real y que en los últimos años sólo le ha ocurrido a otro futbolista, Jorge Andrade, ex del Deportivo.

Puede que sea una teoría de la conspiración, y resulta que los anabolizantes se encontrasen en mina conchita, o quizás haya algo de verdad. El caso, se explica en el libro de Mondenard, es que los dolores de Ronaldo aumentaban, y sólo conseguía mitigarlos para los partidos dándole al Voltarén, un antiinflamatorio.

Los médicos de la selección brasileña, conscientes de la importancia del Ronaldo en el Mundial de 1998, habrían subido un escaloncito infiltrándole con cortisona para que cesara la pesadilla de sus dolores. ¿Explican esos chutes (la figura retórica va con cariño, aviso para ronaldistas) la crisis epiléptica de Ronaldo horas antes de la final frente a la Francia de Zidane? No se sabe, pero sí que la cortisona puede provocar ese tipo de accidentes

¿Hemos mirado para otro lado durante mucho tiempo? ¿Y si el Real Madrid llevara razón pidiendo controles antidopaje más serios en el fútbol? Guerras mediáticas aparte, por supuesto.

6 comentarios:

  1. Parece que de repente hemos descubierto que los Reyes Magos son los padres. Si hubiese doping en el fútbol tampoco se arreglaría con más controles, porque es fácil saltárselos (que se lo pregunten a Kohl o a Frei). Esta acusación velada está muy bien maquinada:
    1. La hacen de manera que no cree rechazo. ¿Alguién puede estar en contra de mejores controles antidoping?
    2. Llega después de un serial sobre los controles en la liga por parte de Marca.
    3. Aprovecha un flujo de opinión que opina que los jugadores del Barça se dopan. (Serán los únicos(!))
    4. Acompaña con un hecho bastante asentado, que Eufe estuvo con el Valencia de Farinós, Gerard, Kily y compañía.
    Todo esto quedará en agua de borrajas, el objetivo está cumplido. Miente que algo queda.
    Por cierto, El País está haciendo una campaña absolutamente agresiva en favor de Contador y el solomillo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no lo sé... ni posiblemente nunca se sabrá. Existe esa ley del silencio.

    Si que recurdo, y por eso me llamó la atención que en 2001, otro jugador del MAllorca, un defensa llamado Vicente se rompió el tendón rotuliano y en la segunda vuelta, jugando el Madrid en MAllorca, acudió a visitarle y prestarle animos porque era una lesión jodida y muy poco habitual. Si que se la produce poca gente, es cierto.

    ResponderEliminar
  3. No me termina de gusta, tal vez sea porque choca contra mis ideas preconcebidas.

    1. Ronaldo tiene hipotiroidismo.
    2. No tomó nada porque era contra las leyes de la FIFA.
    3. Llega a Eindhoven con 18 años y sube de peso.

    La verdad no me cuadra el complot, al menos no al completo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Magnifico post.
    La verdad esta ahí fuera pero no queremos verla, para el deportista de elite y su entorno , el doping sólo existe si doy positivo , de lo contrario son ayudas.
    La lista de muertes prematuras va siguer aumentando .La labor del peiodismo hoy en dia me parece lamentable

    ResponderEliminar
  5. No se si sera verdad o no, lo que si se es que ni que le administres una tonelada de anabolizantes a un deportista mediocre este llegara a rendir como lo hace un verdadero crack.

    ResponderEliminar
  6. mira campeon para tu informacion,que veo que no tienes mucho relacionada con el mundo de la nutricion deportiva o suplementos deportivos...
    la creatina para empezar no es ningun tipo de esteroide ni nada malo o chutes como tu lo llamas..simplemente se encarga de contraciones musculares ,aunmento de masa muscular magra,y de fuerza..eso de primeras asique ay se puede explicar el aumento como tu dices de ronaldo de musculo..ya que para empezar si fuera algun tipo de esteroide estaria mas musculado y eso aparte que a un futbolista no le interesa..
    lo segundo anabolizante se llama a todo aquello que te haga crecer..osea la proteina,creatina,ect..todo aquello que te haga crecer ok? no llames anabolizante a esteroides solo, porque la proteina es anabolico tambien ok?y tambien aumenta la masa muscular..y perdona que te diga pero yo no recuerdo de ver a ronaldo echo un arnold o coleman ok? Respecto a que se deberia de mirar mas el dopaje en el futbol o en cualquier otro deporte no solamente el futbol pues si estoy de acuerdo contigo..mas controles y menos drogas ,como a sido toda la vida.pero bueno solamente queria aclararte eso que hablas de ello como si fuera terrible.

    ResponderEliminar